foto1
Instalación, Reparación y Mantenimiento A/A
foto1
Recarga de Gas
foto1
Limpieza de Inyectores
foto1
Mecánica ligera
foto1
Sistema de Frenos y tren delantero


Somos especialistas a tu servicio

Espacio disponible para publicidad

Calendario 2018

Basta con cruzarse un par de veces con Carlos Sainz por el paddock del Circuit de Barcelona-Catalunya para entender que lo que se ve sobre el asfalto no es más que una pequeña parte de todo lo que engloba ser un piloto de Fórmula 1.

 

En el caso del madrileño, involuntariamente hace gala de una total concentración que habla por sí sola para explicar lo concienciado que está Sainz en perseguir 24 horas al día y siete días a la semana su sueño de convertirse en campeón del mundo algún día.

En las sesiones de test todos y cada uno de los segundos cuenta, desde que suena el despertador hasta que llega el momento de volver a la cama para descansar.

La alarma chilla a las 6.30 A.M., con media hora por delante en la que acicalarse antes de partir del hotel al circuito para que arranque su jornada laboral. Pero pilotar un Fórmula 1 requiere tener llenos los cartuchos de energía, por lo que nada más llegar al trazado, a eso de las 7.30, lo primero a tachar de la lista de tareas del día es disfrutar de un desayuno de campeones.

De ahí, al primer ‘meeting’ con los ingenieros antes de meterse en el ‘cockpit’ de su monoplaza para completar la sesión matinal, que se prolonga desde las 9 hasta la 1 del mediodía. En ese momento la actividad en pista se detiene dando lugar a una pausa para la comida que dura una hora y algunos pilotos también aprovechan para recibir un pequeño masaje necesario tras el desgaste de haber dado un gran número de vueltas con bólidos que ponen a prueba la resistencia del cuerpo humano en cada una de las curvas.

Por la tarde, cuatro horas más de giros al trazado catalán antes de que a las 6 se de por finalizada la jornada de test. Pero en realidad, al piloto todavía le queda atender a la prensa durante aproximadamente 30 minutos, una nueva reunión con los ingenieros que acostumbra a extenderse una hora, degustar la cena a eso de las 19.30 y hacer la digestión con un nuevo encuentro con los ingenieros antes de poner rumbo al hotel a las 9.00 P.M. En ese momento, faltan poco más de nueve horas para que el despertador vuelva a sonar, y el cansancio acumulado durante el día hace su trabajo para que el sueño apenas tarde unos minutos en aparecer.

Gimnasio y peluquería

El ‘minuto a minuto’ comentado es el de Carlos Sainz, pero tras hablar con otros pilotos, se puede afirmar que todos coinciden en más del 95%. Algunos, por la forma de trabajar de sus equipos, que otorgan la opción de rodar a probadores que no disputan las carreras del Mundial, disfrutan de pequeñas licencias.

Ese es el caso del mexicano ‘Checo’ Pérez, quien durante una entrevista con Mundo Deportivo realizada a primera hora de la tarde, explicó que esa misma mañana había tenido la posibilidad de caminar por Paseo de Gracia y de ir a la peluquería.

No sin antes visitar el gimnasio, claro está, y regresando al circuito antes de mediodía para el ‘meeting’ con los ingenieros de Force India del que no se libra aunque ese día el encargado de rodar no sea él. La F1 nunca descansa, ni siquiera cuando se apagan los motores.

 

Fuente: Mundo Deportivo

Si te gusto, puedes compartirlo en tus redes

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter

Siguenos

Calendario F1 2018

COMO LLEGAR A CLIMAUTO